Gish

Gish

Las aventuras de una bola de alquitrán

Ser una bola de alquitrán no es fácil, y menos cuando secuestran a tu novia Brea y tienes que ir a buscarla a las alcantarillas de Dross, que están llenas de pasadizos, trampas y monstruos con malas pulgas. Pero Gish no es una bola de alquitrán cualquiera y no se amedrentará ante nada. Ver descripción completa

PROS

  • Propuesta original
  • Buena ambientación
  • Combina distintos movimientos
  • Distintos enemigos a combatir

CONTRAS

  • Poca ayuda contextual

Bueno
7

Ser una bola de alquitrán no es fácil, y menos cuando secuestran a tu novia Brea y tienes que ir a buscarla a las alcantarillas de Dross, que están llenas de pasadizos, trampas y monstruos con malas pulgas. Pero Gish no es una bola de alquitrán cualquiera y no se amedrentará ante nada.

Gish es un juego independiente de esos que te sorprenden por su original propuesta, como World of Goo o Flower, donde su protagonista se sale de la norma y condiciona la manera de jugar.

En Gish te moverás arrastrándote, y cuentas con tres movimientos distintos: con la tecla A te engancharás a las paredes, con el Espacio saltarás, con la S te deslizarás y con D te mostrarás agresivo. Dependiendo de con qué te encuentres en Gish, como una rendija muy estrecha, un enemigo con dientes afilados o un precipicio insorteable, tendrás que usar uno u otro.

El objetivo de Gish es atravesar cada nivel. En el viaje podrás recoger monedas que te darán puntos. No siempre será fácil encontrar el camino. En ocasiones tendrás varias opciones a elegir.

Si buscas un juego novedoso y distinto a los demás, Gish te enganchará.